Berlín, cuna del Döner Kebap

94
SHARE

Cada vez que pensamos en un Döner Kebab nos transportamos a Turquía. Lo cierto es, que pocos conocemos la verdadera procedencia de este invento turco que sació las hambrunas creadas por la II Guerra Mundial, y que hoy día continúa su expansión por el Mundo buscando su sitio dentro de los restaurantes de comida rápida.

Kadir Nurman, responsable del Döner Kebab, nació en Anatolia (Turquía) en 1933. Tras la II Guerra Mundial fue a Stuttgart con un contrato para trabajar como mano de obra barata, como miles de inmigrantes hicieran en la década de los sesenta. Más tarde, Nurman, se trasladaría a Berlín donde atendía un puesto de snacks junto a la estación Berlín-Zoo. En 1972, tras visualizar las dificultades que representaba para los trabajadores tener que comer en la calle a Nurman se le ocurrió la idea de este ingenioso bocadillo de carne de cordero con cebolla y un poco de lechuga en un pan de pita, sin levadura. Tras su éxito, muchos copiaron su invento y comenzaron a salir más variantes.

En el barrio berlinés de Kreuzberg, Mahmut Aygun reconocía que él fue el creador del Döner Kebab, sirviéndolo con verduras y salsa de Yogur. Sin embargo, la Asociación de Fabricantes Turcos de Döner en Europa galardonó en el 2011 a Kadir Nurman por su contribución al Kebab, quedando así como el principal responsable de este invento originario de un plato turco.

Fuera quién fuese el inventor de los Döner Kebab, lo cierto es que el mayor testigo de este invento fue la ciudad de Berlín. Hoy en día, más de 15.000 establecimientos se dedican a la venta de Döner Kebab en toda Alemania, creando más de 60.000 puestos de trabajo, y extendiéndose por todo el mundo donde en cada región recibe un nombre diferente. Sin embargo, muchos empresarios aseguran que su expansión no ha terminado, y aún queda Döner Kebab para rato.