Conociendo Extremadura

110
SHARE

A lo largo de mi vida había pisado pocas veces Extremadura, conocía sólo algunos lugares como Zafra, Guadalupe o el Valle del Jerte, así que estas vacaciones de verano decidí que era el momento ideal para viajar y conocerla más a fondo. Un viaje corto (sólo 4 días), pero intenso.

Mérida

Acueducto de los Milagros

La primera parada del viaje fue Mérida, actual capital de Extremadura. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, y no es para menos.

Aunque se trata de una ciudad pequeña (unos 60.000 habitantes), la cantidad de monumentos que se encuentran en ella, hace que se necesite al mínimo un fin de semana poder verla.

Teatro romano

Podemos diferenciar entre los monumentos al aire libre, acueducto de los Milagros, Templo de Diana, … y aquellos que requieren de entrada, teatro, anfiteatro y circo romano, alcazaba árabe, etc. Existe la posibilidad de comprar una entrada conjunta que permite el acceso a todos ellos, por un precio muy razonable. En la web de turismo de Mérida puedes encontrar toda la información sobre tarifas y horarios que necesitas saber aquí.

Cáceres

Cáceres
Cáceres

Nuestro siguiente destino fue Cáceres. La ciudad vieja de Cáceres fue declara Patrimonio de la Humanidad en 1986, gracias a la conservación de su estructura urbana y edificatoria de la Edad Media y del Renacimiento.

La ciudad antigua tiene diferentes edificios dignos de visitar, como la Concatedral de Santa María, el Palacio de las Veletas, la Torre de Bujaco o el Arco de la Estrella _que conecta la ciudad antigua con la Plaza Mayor, también digna de visita_.

Cáceres
Cáceres

Pero lo más bonito quizá sea recorrerla de noche. La iluminación de las calles y de los edificios están pensadas para darle un toque mágico y especial que te hace transportarte a épocas pasadas.

Aquí para más info sobre horarios, visitas, etc.

Poblado de Granadilla

Poblado de Granadilla

Se trata de un precioso pueblo deshabitado, declarado Conjunto Histórico-artístico, que poco a poco se está rehabilitando.

Este pueblo, que conserva la muralla que lo delimitaba, fue abandonado cuando se construyó el embalse de Gabriel y Galán, por ser considerado una zona inundable.

Este lugar sólo se puede visitar en un horario concreto: de martes a domingo, de 10 a 13h y de 16 a 18h.

Hervás

Hervás

Hervás no es solo bonito por su barrio judío, su convento o sus iglesias, si no por el conjunto armónico entre el pueblo y su entorno, el Valle del Ambroz. Un precioso paraje natural que lo envuelve y del que puede disfrutar desde numerosos puntos del pueblo.

Hervás

Para conocer bien Hervás lo mejor es andar y dejarse llevar. Recorrer las calles laberínticas del barrio judío, con edificaciones en las que abunda la madera de castaño, el adobe y las piedras de granito, subir a la iglesia del Castillo de Santa María de las Aguas Vivas, uno de los puntos más altos desde el que contemplar todo el pueblo y su entorno, o visitar el Convento Trinitario.

Candelario

Candelario

Declarado Patrimonio Histórico-artístico, este pequeño pueblo de Salamanca se adapta a la ladera de la sierra de Candelario, creando un complejo entramado urbano, dominado por marcadas pendientes, que le confieren a su arquitectura un sabor característico.

Candelario

Dada su altitud durante el invierno es normal que nieve, por lo que todo el pueblo es recorrido por canalillos de agua y las viviendas presentan una preciosas ante puertas de madera que sirven de “quitanieves”.

Valle del Jerte

Valle del Jerte

Nuestro último día y medio decidimos disfrutar haciendo rutas de senderismo por el Valle del Jerte.

Son muchos los senderos que puedes encontrar en este paraje natural, con diferentes grados de dificultad, partiendo de diferentes puntos y con diferente duración. Aquí os dejamos en enlace donde puedes encontrar toda la info sobre ellos.

Quizás el más divertido y aconsejable para el verano sea el sendero de los pilones. Muchísima gente va a echar allí el día, el agua está muy limpia y fresca. Totalmente aconsejable, para ir tanto con amigos como con la familia.

Pilones, Valle del Jerte

Y aquí se acabó nuestra ruta por Extremadura, ruta que nos ha encantado y nos ha dejado con las ganas de seguir conociendo esta tierra tan particular.

¿Y tú, dónde has pasado tus vacaciones de verano?