Diego García, la prisión del paraíso

198
SHARE

Durante los últimos meses hemos escuchado hablar mucho sobre la misteriosa isla de Diego García. La isla sale a la luz a raíz de los últimos acontecimientos en relación con el avión MH370 desaparecido que partió desde Malasia para dirigirse a China. Desde entonces, muchos sitúan el avión en la Isla de Diego García, pero ¿Qué misterio hay detrás de esta isla? Diego García se encuentra en el Archipiélago de Chagos, en el Océano Índico y fue descubierta por Diego García de Moguer (Huelva), al Servicio de Portugal, donde pasó más tarde a ser dominio francés. No sería hasta las Guerras Napoleónicas cuando pasaría a formar parte del dominio británico tras el Tratado de París. Sin embargo, Gran Bretaña cedería esta isla durante 50 años a los EEUU, y desde entonces se llevaron a cabo un sin fin de calamidades.

En un pacto secreto en 1966 Gran Bretaña cedió al ejército de los EEUU el derecho de uso de la isla Diego García. Los americanos pagaron una gran cantidad a Gran Bretaña para expulsar a las 2.000 personas que habitaban la isla desde sus comienzos, para usar este espacio a su antojo. Restringieron alimentos y medicamentos, una vez que sus habitantes salían para acudir a algún hospital cercano o simplemente hacer unas vacaciones, se les denegaba la vuelta a sus casas. Hasta que en 1973 se procedió a la expulsión definitiva, metiendo a sus habitantes en barcos y abandonándolos a su suerte en las islas más próximas a Diego García. Desde entonces Diego García se ha convertido en una gran base militar secreta de los EEUU, donde usan sus prisiones para encarcelar y torturar ilegalmente a todos los sospechosos enemigos de los americanos. Además de tener a todos los países vecinos vigilados por la zona estratégica que ocupa la isla. Diego García, pasó de ser una de las maravillas más preciadas por sus corales bajo el agua y su plantación de cocos a ser una base militar con cuarteles, bunkers reforzados con hormigón bajo el agua, pistas de aterrizaje y puertos para los barcos americanos y sus aliados.

De los 2.000 habitantes de Diego García, aún sobreviven 700 que conviven entre las islas Mauricio y las Seychelles, reclamando aún sus tierras, sus casas y su vida, y no pararán hasta conseguirlo. Mientras tanto, Diego García pertenecerá a EEUU hasta 2016, y después ¿Qué pasará?